1. inicio
  2. Noticias
  3. SAGALÉS-CALDENTEY INCORPORA 6 NUEVOS VEHÍCULOS DE GNC EN MALLORCA

11Junio2024

SAGALÉS-CALDENTEY INCORPORA 6 NUEVOS VEHÍCULOS DE GNC EN MALLORCA

Sagalés-Caldentey incorpora 6 nuevos vehículos de gas natural en las líneas 401 (Cala Millor – Palma) y la línea 504 (Tolleric – Palma), las más solicitadas por los residentes.

Los nuevos buses son vehículos articulados de 18 metros, del fabricante Scania, con carrocería de Castrosua, de hasta 75 asientos (los mayores de la flota), que permiten mejorar el servicio, con mayores plazas y refuerzos, para dar respuesta al incremento de usuarios de los últimos meses. 

Esta mejora supone no sólo disponer de más plazas en los buses, especialmente asientos, sino también un aumento de la flota para dotar a los refuerzos de la operativa diaria de la red TIB. Con la incorporación de los 6 nuevos buses se da continuidad a las mejoras introducidas este año para la temporada de verano y también en la última temporada de invierno.

Seguridad, sostenibilidad y confort
Los 6 nuevos buses son vehículos de gas natural comprimido (GNC), respetuosos con el medio ambiente, que contribuyen a la reducción de CO2 y gases contaminantes. Así, el servicio de transporte público interurbano de Mallorca dispone a partir de ahora de una flota de 212 buses de GNC y 18 de propulsión eléctrica que hacen de la red TIB una de las más avanzadas de Europa en sostenibilidad ambiental.

Las nuevas unidades, así como el resto de los vehículos de la flota, incorporan numerosas mejoras y tecnologías de última generación, como pantallas interiores de información al usuario, conectores USB para cargar dispositivos móviles y red wifi gratuita. Además, también tienen elevadores o doble rampa eléctrica y manual para facilitar el acceso de sillas de ruedas y cochecitos de niños.

Por otra parte, para garantizar la seguridad del usuario, disponen de tres cámaras de seguridad con videograbación; también están equipados con cámaras inteligentes y sensores de visión que alertan al chófer y previenen de colisiones con otros vehículos, peatones o ciclistas; de salidas de carril, etc.; y, además, tienen un sistema que controla el nivel de alcoholemia del conductor y que no permite arrancar el bus si éste está por encima de los niveles permitidos. El conductor, por su parte, está protegido con mamparas de seguridad antivandálica.